Si somos lo que comemos, entonces qué comen nuestras mascotas?

¿Qué es nuestra mascota si come alimentos envasados?, y si es tan bueno, porqué no lo comemos los humanos? Un tema interesante de conocer pero que a su vez evitamos. De sus orígenes en base a trigo, verduras y sangre de ternera, la alimentación de los animales de compañía ha ido cambiado en base a evolución. La industrialización del producto

La alimentación de los animales de compañía. En muchas ocasiones las paupérrimas condiciones de higiene alrededor del estándar de la industria hace que partidas enteras o líneas completas del producto estén contaminadas.

El FDA –U.S. Food and Drugs Administration– publicó una lista en su web con todas las marcas retiradas del consumo por ser un peligro para el consumo de nuestro animal (Recalls & Withdrawals 05/04/2015). En la lista se explica que dentro de los motivos de que se retiren estos productos suele ser por contaminación bacteriana o por inclusión de todo tipo de elementos, desde metálicos como el hierro o el cobre a materiales desconocidos.

“La gran mayoría de los alimentos secos se realiza con una máquina llamada extrusionadora. En primer lugar, los materiales se mezclan de acuerdo con una receta creada con la ayuda de programas informáticos que proporcionan el contenido de nutrientes de cada ingrediente propuesto. Por ejemplo, la harina de gluten de maíz tiene más proteínas que la harina de trigo. Debido a la extrusora necesita la misma cantidad de almidón y baja humedad para que funcione correctamente, los ingredientes secos – como harina de carne y harina de huesos, las harinas y granos predominan”. explica Eva Martin en su articulo sobre nutrición canina.

“La masa se introduce en los tornillos de una extrusora. Se somete a vapor y alta presión, ya que es empujado a través de matrices que determinan la forma del producto final, al igual que las salidas de calor, la masa a presión de la extrusora, es cortada por una serie de rápidos giros cuchillos en pequeños pedazos. A medida que la masa alcanza la presión de aire normal, se expande y convierte en su forma final. La comida se deja secar, y luego suele ser rociada con grasa, u otros compuestos para hacerla más sabrosa . Cuando se enfría, puede ser empaquetado”, agrega.

Aunque el proceso de cocción mata las bacterias en los ingredientes, el producto final puede recoger más bacterias durante el posterior secado, revestimiento, y el proceso de envasado. Algunos expertos advierten que se moje el alimento seco puede permitir que las bacterias en la superficie se multipliquen y hacen animales enfermos. No mezclar los alimentos secos con agua, leche, alimentos enlatados, u otros líquidos.

La receta mágica.

Cuando dice que el alimento para ese tipo de mascota contiene trozos de pollo o ternera, todos nos imaginamos carne y hueso en todo su esplendor, un trozo de pollo o ternera como los que conocemos pero esto es más lejos de la realidad. La proteína en los alimentos secos proviene de una variedad de fuentes. Cuando el ganado, cerdos, pollos, corderos y otros animales son sacrificados, el tejido muscular se recorta de la carcasa para el consumo humano, junto con los pocos órganos que la gente le gusta comer, como las lenguas y los callos.

Sin embargo, alrededor del 50% de todos los alimentos de origen animal no se acostumbra en los alimentos humanos. Lo que queda de la carcasa – cabezas, patas, huesos, sangre, intestinos, los pulmones, el bazo, el hígado, los ligamentos, los recortes de grasa, los bebés no nacidos, y en otras partes por lo general no consumen los seres humanos, otros productos que se utiliza en alimentos para mascotas, y alimentos para animales, son fertilizantes, lubricantes industriales, jabones, caucho y aditivos.

Qué son los Aditivos?. Muchos productos químicos se añaden a los alimentos comerciales para mejorar el sabor, la estabilidad, características o apariencia de los alimentos. Sus componentes no brindan ningún valor nutritivo. algunos aditivos incluyen emulsionantes para evitar que el agua y la grasa se separen, antioxidantes para evitar que la grasa se vuelva rancia, y los colorantes y sabores artificiales para hacer el producto más atractivo para los consumidores y más aceptable para sus animales de compañía.

Una amplia variedad de aditivos permitidos en la alimentación animal y alimento para mascotas, sin contar las vitaminas y minerales. No todos ellos son en realidad utilizados en alimentos para mascotas. Los aditivos pueden ser específicamente aprobados, o pueden caer en la categoría de “generalmente reconocidos como seguros” (GRAS).

Todos los alimentos comerciales para mascotas deben ser preservados para que se mantengan frescos y atractivos para nuestros compañeros animales. El canning es en sí mismo un tratamiento de conservación, por lo que los alimentos enlatados pueden necesitar más ayuda poco o nada. Algunos conservantes se añaden a los ingredientes o las materias primas por los proveedores, y otros pueden ser añadidos por el fabricante.

Debido a que los fabricantes deben asegurar que los alimentos secos tienen una larga vida útil -de un año aproximadamente- para seguir siendo comestible hasta el envío y almacenamiento de las grasas utilizados en los alimentos para mascotas se conservan con productos sintético y/o naturales. Los conservantes sintéticos incluyen butilhidroxianisol (BHA) y butilhidroxitolueno (BHT), galato de propilo, propilenglicol (también se usa como una versión menos tóxica de anticongelante automotriz), y etoxiquina.

ETOXIQUINA, que es lo que come mi mascota? Para estos antioxidantes, hay poca información documentando su toxicidad, seguridad, interacciones, o el uso crónico de alimentos para mascotas que se pueden comer todos los días por la vida del animal. Por ejemplo, el Glicol de Propileno se prohibió en la comida para gatos, ya que les provoca anemia, pero todavía está permitido en alimentos para perros.

Es de esta manera que los agentes potencialmente causantes de cáncer, como BHA, BHT y Etoxiquina están permitidos en niveles relativamente bajos. El uso de estas sustancias químicas en los alimentos para mascotas no se ha estudiado a fondo, ya largo plazo la acumulación de estos agentes en última instancia, puede ser perjudicial.

Debido a los datos cuestionables en el estudio original sobre su seguridad, el fabricante de Etoxiquina, Monsanto, fue necesario realizar un estudio nuevo y más riguroso. Esto se terminó en 1996. A pesar de que Monsanto no encontró toxicidad significativa asociada con “su propio producto”, en julio de 1997 el Centro de la FDA de Medicina Veterinaria pidió que los fabricantes reduzcan voluntariamente el nivel máximo de etoxiquina a la mitad, a 75 partes por millón. Mientras que algunos críticos de alimentos para mascotas y los veterinarios creen que etoxiquina es una causa importante de enfermedad, problemas de piel, y la infertilidad en los perros, otros afirman que es la más segura, más fuerte, más estable conservante para alimentos para mascotas.

Cabe destacar que la Etoxiquina está aprobada para uso en la alimentación humana para la preservación de las especias, como la cayena y el ají en polvo, con un nivel de 100 ppm -, pero sería muy difícil incluso para los más amantes de especias consumir como mucho ají en polvo todos los días como un perro que come alimento seco cada día.

Muchos fabricantes de alimentos para mascotas han respondido a la preocupación de los consumidores, y ahora están utilizando “natural” conservantes como la vitamina C (ascorbato), vitamina E (mezcla de tocoferoles), y aceites de romero, clavo de olor, u otras especias, para preservar la grasa en su los productos con una vida útil mas corta, de tan sólo 6 meses.

Los ingredientes individuales, tales como harina de pescado, pueden tener conservantes añadidos antes de llegar a los fabricantes de alimentos para mascotas. La ley federal exige que los protectores de grasa para ser revelada en la etiqueta, sin embargo, las compañías de alimentos para mascotas no siempre cumplen con esta ley. Es posible que la harina de pescado este siendo conservada con etoxiquina sin que aparezca reflejado en los ingredientes del producto, por ser incluido por el proveedor de las harinas y no por la fabrica del alimento en cuestión.

Fuente. http://www.mundoperros.es/historia-de-la-industria-de-pienso-para-mascotas/

 vkbvg2szhbvoqtenf74y

publicidad