Actualmente existe gran diversidad de animales exóticos que podemos incorporar a nuestra familia convirtiéndola en una linda mascota, pero ¿qué pasa si ya tengo un perro en casa? ¿Lo va a aceptar? ¿Podrán convivir sanamente? La respuesta es absolutamente SI pero cuidado, no será amor a primera vista! Para asegurarnos que haya una buena aceptación entre ambos debemos seguir una serie de pasos que les voy a detallar a continuación:

Lo primero que hay que considerar es que para un perro un animal exótico es siempre una presa, la cual en forma natural, activa una cadena instintiva llamada “instinto de caza”. Por esto es absolutamente esperable que tu perro al verla lo primero que haga es perseguirla, luego podría tomarla con la boca causándole daño. No te enojes ni lo castigues por ello, ya que como les comenté es una conducta instintiva. Lo importante es que con esta información podremos y deberemos ser capaces de anticiparnos para que nadie resulte dañado cuando se conozcan.

Lo que debemos conseguir es que para el perro nuestra nueva mascota exótica no signifique absolutamente nada y la ignore completamente, es decir, que sea un estímulo neutro para que de esta forma no gatille la cadena instintiva y no sienta ganas de perseguirla, ni le produzca curiosidad o miedo. ¿Pero cómo podemos conseguir algo así? La respuesta es muy simple, a través del conocimiento de la ciencia del comportamiento y del aprendizaje animal. En términos profesionales las técnicas que utilizaremos es la desensibilización progresiva por inhibición recíproca además del refuerzo diferencial de comportamientos incompatibles. En términos prácticos lo que haremos es lo siguiente:

  • El perro debe estar a tu lado con una correa puesta en su collar plano y tu mascota exótica en brazos de otra persona pero también bajo algún medio de sujeción para evitar accidentes. Debes tener a mano la comida de tu perro junto a algo muy apetitivo como snacks o galletas.
  • Comenzaremos a una distancia en la que el perro se dé cuenta de la presencia del animal exótico, pero no demasiado cerca, así no toda su atención estará sobre él (probablemente unos tres o cuatro metros de distancia entre ambos animales).
  • En el momento que aparezca la mascota exótica en brazos de la otra persona y tu perro la vea, vas a darle un trozo de comida al perro sin pedirle que haga nada, llevando tú el trozo de comida a su boca. Seguirás dándole trocitos en presencia del animal exótico sin moverse del lugar dónde están.
  • A esa misma distancia, una vez que tu perro ya sabe que tienes algo apetitoso para él, vas a decir su nombre y cuando te mire vas a darle el trocito de comida.Muy lentamente vas a pedirle a la otra persona que se vaya acercando, tu perro seguramente girará su cabeza y los mirará al moverse, y en cuanto haga esto tú dirás su nombre en forma relevante para hacer que vuelva a mirarte y le darás inmediatamente más trocitos de comida.
  • Repitiendo el mismo proceso van a ir acortando la distancia hasta llegar a que las dos personas estén paradas una al lado de la otra, ahí podrás dejar que tu perro huela a la nueva mascota pero en cuanto le acerque la nariz dirás su nombre para que abandone el olerla y vuelva a mirarte a ti para recibir el trozo de comida apetitosa.
  • Si ves que tu perro está más interesado en ir a interactuar con el animal exótico que en volver la vista hacia ti quiere decir que acortaste la distancia demasiado rápido y debes volver a separarte. También debes estar seguro que la comida que le ofreces es extremadamente apetitosa. Un consejo es hacer este procedimiento durante las horas que sueles alimentar a tu perro. Así utilizas su comida regular mezclada con los snacks y galletas para ellos. De esta manera evitarás que suba de peso y aumentarás su interés por lo que tú le estás ofreciendo.
  • Una vez que estas seguro que tu perro está más interesado en ti que en el animal exótico al estar en contacto cercano, ya puedes pedirle a la persona que lo deje en el suelo y repetir el proceso desde lejos. Recuerda que siempre debes mantener al perro con correa hasta que hayas repetido este proceso por al menos una semana y estés completamente seguro de que ya no muestra excesivo interés en el nuevo integrante de la familia. Finalmente puedes realizar este proceso una vez a la semana y luego una vez al mes como medida de seguridad. Espero que estos consejos les hayan ayudado y recuerden que su perro es lo que ustedes le ha enseñado consciente o inconscientemente…

Cecilia Marré, Directora Corporación BOCALAN CONFIAR