Prevención y tecnología… larga vida para nuestras mascotas

En los últimos años la medicina veterinaria se ha desarrollado de manera tal que se ha prolongado considerablemente la esperanza de vida de nuestras mascotas. Sobre todo gracias a la oncología veterinaria, que en la actualidad trata a cerca de un 20% de animales adultos que sufren tumores y enfermedades consideradas de “edad avanzada”.

Sin embargo, la encargada de la investigación, la veterinaria Adriana Massone, considera que la medicina preventiva siempre será la base para todo deseo de una larga vida, y en el caso de las mascotas debe comenzar con tratamientos fundamentales como la desparasitación, vacunación y una buena alimentación en la salud de todo animal, desde sus inicios, hasta el final.

La veterinaria comenta además que los métodos de prevención son útiles además para detectar a tiempo la presencia de ‘neoplasia’, su grado de malignidad y el reconocimiento de su diseminación regional o sistémica. Elementos fundamentales para la predicción del comportamiento biológico y para la planificación del tratamiento.

En los casos en que se descubra neoplasia, los investigadores del programa que se lleva a cabo en la Universidad Nacional de La Plata, en Argentina, realizan extracción de muestras para evaluar el grado de invasividad y la capacidad de división celular, cosa de agilizar la decisión sobre el tipo de tratamiento a seguir.

Massone asegura que la evaluación temprana del tipo de tumor y el grado de ramificación que pueda tener el animal, y su rápido tratamiento, prolonga notablemente la vida de las mascotas.

La neoplasia es el término que se utiliza en medicina para designar una masa anormal de tejido provocada porque las células que lo constituyen se multiplican a un ritmo superior al normal. Las neoplasias pueden ser benignas cuando se extienden solo localmente y malignas cuando se comportan de forma agresiva, comprimen los tejidos próximos y se diseminan a distancia. Neoplasia maligna y cáncer son dos expresiones con el mismo significado, en el lenguaje médico habitual es frecuente emplear el término neoplasia como sustituto de la palabra cáncer, utilizando las expresiones neoplasia pulmonar, neoplasia tiroidea o neoplasia laríngea por ejemplo, como sinónimos de cáncer de pulmón, cáncer de tiroides y cáncer de laringe.

Exteriormente se manifiestan como una masa o tumor que altera la arquitectura del órgano en que se asientan. Sin embargo, pueden ser de tamaño tan pequeño que sea preciso la utilización de un microscopio para su detección.

La inversión en salud siempre tiene su costo y esta no será la excepción, sobretodo en el alcance de buenos resultados; para un correcto tratamiento de este tipo de enfermedades, hay que considerar siempre son necesarios equipos médicos capacitados que cuenten con la tecnología e implementos adecuados. Si su veterinario no cuenta con los equipos necesarios, éste lo derivará a quien corresponda por ubicación.

 

 

- Advertisement -

publicidad

Suscribir a newsletter

Suscríbete a Mimascota y recibe en tu correo noticias, vídeos y consejos de tenencia responsable de mascotas y de animales de compañia.

Lo más leído