Perros, razas y alimentos

216

Porque todos los perros no tienen las mismas necesidades es importante alimentar a nuestra mascota con productos acorde a su tamaño, peso y características de su raza. Todos sabemos que un Pastor Alemán, un Bulldog y un Chihuahua -aunque sean perros- no son iguales, tanto en su tamaño, forma de hocico y estructura ósea. Las razas de los canes son distintas una de otra, diferencias que no son sólo físicas sino que tienen variados requerimientos alimenticios y energéticos para su desarrollo.

Ya desde su nacimiento, las diferencias se hacen evidentes. En primer lugar, el crecimiento es distinto para perros grandes que para perros de razas de pequeño tamaño. Cuanto mayor es el tamaño del can en su edad adulta, más largo es el periodo de crecimiento, el que puede durar hasta 24 meses. Por el contrario, en perros de pequeño tamaño, el periodo entre su etapa de cachorro y la adultez puede durar hasta 10 meses.

Las expectativas de vida y enfermedades varían según el tamaño. Los perros grandes tienen una vida mucho más corta que los pequeños. Como ejemplo, un Dogo Alemán puede vivir hasta 10 años y un Poodle puede llegar fácilmente a los 16 años.

Cada raza se ve afectada de distinta forma por diversas enfermedades, ya sea por su complexión física o por una mala nutrición. Por ejemplo, el Bulldog tiene una pequeña nariz y orificios nasales, paladar alargado y tráquea estrecha que hace que presente ronquidos constantes y pueda presentar emergencias potencialmente mortales si se cansa. Es necesario cuidar el tamaño de las croquetas que consume para no generar problemas en la laringe-faringe.

Por su parte, el Dachshund, debido a su cuerpo largo, tiene mayor riesgo de presentar lesiones en la espalda y problemas de la columna vertebral del disco. El exceso de peso y los movimientos muy bruscos ponen presión sobre su espalda, por lo que es necesario estar controlando constantemente sus raciones de alimento. Mientras que el Schnauzer miniatura, si toma demasiada agua, puede ser una señal de diabetes. Si bien todos los perros pueden desarrollar esta enfermedad, es en esta raza en donde se presenta mayor riesgo.

En tanto, el Chihuahua y otras razas mini, el colapso traqueal es un problema común. Al colapsarse la tráquea, el cartílago que normalmente permite el ingreso del aire es débil, por lo que ésta tiende a aplanarse. Es por ello que una croqueta adaptada a su tamaño de mandíbula y tráquea es fundamental para prevenir diversos accidentes.

Muchos de estos problemas potenciales se pueden prevenir con las medidas nutricionales adecuadas, por lo que la alimentación a medida puede llegar a ser tan importante para la salud del perro como lo son las vacunas o las desparasitaciones.

“Hoy día es posible formular alimentos en función de unas necesidades bien identificadas, de unas carencias bien catalogadas y de características concretas de cada raza, que se han descubierto según avanzan las investigaciones. Gracias a los constantes avances en el conocimiento científico, el concepto de la dieta se ha convertido en el de Nutrición y Prevención” comenta la médico veterinaria de Royal Canin, Viviana Estadella.

Cada año aparece una amplia variedad de nuevos alimentos y fórmulas nutricionales que, además de los nutrientes esenciales para el mantenimiento de un organismo sano, incorporan elementos naturales para prevenir determinadas enfermedades y proteger al organismo.

Una correcta nutrición es la base de una óptima salud en nuestras mascotas, y en nuestra propia vida. Considerar que cada raza debe comer croquetas del tamaño adecuado según el tamaño de su mandíbula y con raciones adecuadas para su cuerpo, pueden elevar las expectativas de vida de nuestra mascota, ya que se estima que en los últimos 15 años -y desde la aparición de alimentos especiales- los perros han aumentado su esperanza de vida en torno a los 3 años.

Fuente. Royal Canin

@rev_mimascota

RoyalCanin Logo

Ads