Evitemos el robo de mascotas

Hemos visto en el último año un aumento significativo en el robo de mascotas, específicamente de perros de raza que actualmente tienen un alto valor comercial que pueden ir entre los 200 mil y superar el millón de pesos dependiendo de la raza y sus características.

Debemos entender que legalmente hablando el robo de un perro es igual al robo de cualquier cosa que una persona tenga bajo su propiedad, por lo que el delito es el mismo sin perjuicio del daño emocional que pueda causar.

En muchos casos de robo de mascotas ocurre por falta de medidas de seguridad en los hogares y por descuidos de sus dueños, estas fallas son identificadas por estos delincuentes y aprovechadas para sustraer al animal.

Si usted tiene un perro de raza, la primera recomendación es revisar el perímetro de su casa o terreno donde tenga al animal y tomar todas las medidas que considere necesarias para evitar que pueda ser sustraído, idealmente se recomienda cercar con tablas o cualquier tipo de bloqueo que evite que el animal pueda sacar la cabeza por entremedio de las rejas perimetrales.

Muchas veces los perros son atraídos con comida, entonces el bloqueo visual con tablas o cualquier tipo de reja ayudará para que no se pueda introducir la mano y tomar al animal.

Adicionalmente se recomienda también colocarle un chip de identificación al animal, puesto que cualquier medio de identificación se le puede remover.

Al momento de sacar a pasear al perro, hacerlo con algún método de sujeción y bajo ninguna circunstancia lo deje amarrado en la vía pública para ir al banco, supermercado, cajero o por la razón que sea. Es en este punto donde el animal queda sin protección y cualquier persona puede llegar, tomarlo y levárselo sin problemas. Si está la necesidad de hacerlo, idealmente que haya alguien de confianza acompañándolo para que pueda cuidar al can, puesto que el robo de animales en espacios públicos no toma más de 10 segundos como hemos visto en algunos vídeos de cámaras de seguridad y es difícil que alguien se cuestione si la persona que se está llevando a ese perro es o no su dueño.

Aunque su perro tal vez no sea se raza no se confíe, aunque el hecho de no tener un “perro de raza” le pueda dar una cierta seguridad frente al tema, lo cierto es que nadie puede estar completamente seguro porque los motivos puedes para robarlo pueden ser muy variados dependiendo del fin, en especial si su perro lo pueden hacer pasar por uno de raza.

Por último evite comprar perros en la calle, ferias libres y lugares no establecidos, porque pueden ser producto de una camada proveniente de un animal robado y explotado para un fin lucrativo, y tener siempre presente que si está en busca de un compañero de vida puede adoptar a uno sin hogar.

Vincenzo Faggioni

Director Ejecutivo 

B-PACH

publicidad