A menudo los cachorros comenten travesuras indeseables. El instinto perruno y ganas de reforzar instintivamente sus dientes y colmillos los puede llevar a mordisquear lo primero que encuentre en su camino. Los zapatos, las patas de las mesas, sillas o el control remoto que alguien dejó a su alcance por descuido, son sus favoritas.

Primero que todo debes evitar el enojo, ya que no sirve de nada, comprende que es una mascota. Lo hace porque a veces no somos capaces de entender qué es lo que necesita y para ello lo mejor es estudiar a nuestro compañero. Lo importante es no alarmarse, porque sí se puede acabar con los hábitos destructivos del lindo perrito, para ello te proponemos algunos tips:

  • Evitar todo lo “atractivo” de la misma forma que todo eso fuese peligroso.

Mantener los zapatos en el clóset y todo lo que le llame la atención ponerlo fuera de su alcance. Evitar los accesos a cables eléctricos y/o elementos cortantes o corto-punzantes. Son animales, se guían por instintos y aprenden por experiencias, por lo que su seguridad debe ser primero.

 

  • Ejercicios físicos y mentales para la mascota

Si un perro se comporta de esta manera es porque tiene mucha energía que drenar. Es importante realizar caminatas y paseos que los cansen y lo ayuden a equilibrar su energía. Un perro cansado, se comportará mejor en la casa y además estará receptivo a las órdenes y comandos de los humanos. Es bueno que el paseo también esté acompañado de juegos y mucha diversión.

 

  • Comprobar que no sea ansiedad por separación

En el caso de que este comportamiento se produzca cuando se queda solo en casa, es posible que el hábito de destrozar objetos se deba a la denominada “ansiedad por separación”, donde el perro se siente angustiado por quedarse solo y como consecuencia puede aullar mucho o romper objetos y cosas.

Para esto, lo recomendable es dejarlo solo por períodos de tiempo pequeños y felicitarlo si al regresar se quedó en su lugar tranquilo o bien distraído con sus juguetes. Actividad que debe ir en aumento hasta convertirse en un período largo -algo más que un par de horas-, en el que pueda mediar un paseo en el exterior y/o sesión de juegos como premio.

 

  • Mantenerlo distraído con juguetes para perros, si tanto le gusta morder cosas mejor consíguele las suyas.

Existe una gran variedad de muñecos y cuerdas que han sido diseñados para darles algo que morder y de este modo mantenerlos entretenidos. Los canes muerden objetos en parte por sus instintos de cazadores, y también porque necesitan atención y entretenimiento. Por eso invierta en juguetes para perro que les llame la atención y que alejen de los otros objetos. Visita la Tienda Mascotera.

 

  • Cambiar olores y sabores

Si aun así la mascota manifiesta la obsesión por alguna clase de artículo, como por ejemplo carteras de cuero, lo que puede ayudar a hacerlo cambiar de decisión son los repelentes en spray. Tienen la facultad de no tener olor llamativo para los humanos, pero si tienen un poder disuasivo para el perro. Pueden usarse también en áreas de la casa de las que se desea mantenerlas alejadas del perrito, para que no se lleve objetos de su interés.

 

Edita: Guías de Chile