Mascotas resfriadas… lo que debes saber para ayudarles

Invierno, lluvia, frío y sobretodo temporada de resfríos. Después de todo, esta época es un momento terrible, en el que debemos lidiar con dolor de cuerpo, congestión nasal y molestosos ataques de tos. Es por eso que tantos expertos en salud recomiendan que las personas se vacunen contra la gripe antes de que se desaten las epidemias. Aunque, por desgracia muy pocos son conscientes de la existencia de la gripe canina o gripe perruna.

Al igual que el resfrío nuestro, el de las mascotas es altamente contagioso y provocado por un virus— sin embargo, el resfrío o gripe perruna puede llegar a ser fatal para nuestros animalitos. En Revista MIMASCOTA te brindamos la información que necesitas para proteger a su perro de esta delicada enfermedad.

Los síntomas de un resfrío

Se estima que cuatro de cinco perros que se contagian con el virus de la gripe canina, exhiben síntomas claros de la enfermedad. El principal indicador es la tos, que se asocia con la infección respiratoria provocada por el mismo virus. Generalmente, esta tos persiste de diez días hasta tres semanas.

Otros síntomas de la gripe perruna incluyen goteo nasal, estornudos y letargo (fatiga extrema). Algunos perros afectados dejan de comer y, como consecuencia, pierden mucho peso. En algunos casos el perro desarrolla fiebre de más de 40ºC.

El Origen

Expertos de la American Veterinary Medical Foundation (AVMA) consideran que el primer brote de gripe perruna, conocido por muchos veterinarios como H3N8, se registró en el verano de 2004. Entre junio y agosto de ese año hubo una epidemia de gripe canina entre galgos de carrera en 6 estados distintos de los Estados Unidos. A la fecha, la gripe perruna ha sido registrada en 41 estados incluyendo a Washington D.C., convirtiéndose en una terrible amenaza, ya que sólo el año pasado, el virus atacó a miles de animales y se llevó la vida de otros cuantos.

El Contagio

Un humano puede transmitir un resfrío cuando el afectado habla, tose o estornuda cerca de otras personas. Con la gripe canina ocurre algo muy similar. Se contagia cuando el animal infectado ladra, tose o estornuda cerca de otros de su especie. La gripe canina o perruna, al igual que la gripe de los humanos, también puede transmitirse cuando la parte infectada está en contacto con ciertos objetos y deja impregnados en ellos el virus.

Los expertos del AVMA consideran que el virus de la gripe canina puede seguir latente. Esto significa que el H3N8 puede permanecer con vida en las superficies y ser contagioso hasta por dos días.

La gripe perruna infecta las células en las vías respiratorias del perro. El organismo del animal provoca una respuesta inflamatoria que resulta en rinitis, bronquitis y traqueítis— todos tipos de infección severos y poco comunes. El proceso acaba con la muerte de las células epiteliales que recorren el tracto respiratorio del can, lo que hace que se expongan las membranas inferiores. Estas infecciones suelen manifestarse con goteos nasales y tos.

Siempre es recomendable que ante estas situaciones la mascota sea revisada por un profesional veterinario, quien será capaz de diagnosticar la gripe canina por medio de un análisis de sangre. Sin embargo, los anticuerpos asociados con el virus de la influenza canina sólo podrán detectarse una semana después de haberse manifestado los signos clínicos. Un método más exitoso de diagnóstico durante la etapa inicial de la enfermedad -dentro de los primeros tres días- implica tomar una muestra de secreción nasal.

Encuentra el veterinario cerca de tu hogar descargando gratis la GUÍA DEL MASCOTERO

Con los medicamentos antimicrobianos recetados por el médico veterinario, los anti-inflamatorios no esteroides para bajar la fiebre y el cuidado apropiado, el sistema inmunológico del animal se recupera exitosamente, venciendo la influenza canina.

publicidad